Trabajo en la nube: nueva forma de hacer cultura

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Por: Michelle Ferrari | CEO Great Culture to Innovate® México

Es increíble el poder del ser humano y la reacción tan ágil que tiene para afrontar las situaciones que se le presentan de un momento a otro, la gran mayoría de las personas en el mundo están trabajando virtualmente. Las prácticas que antes cuestionábamos tanto como el home office, horario flexible o esquemas virtuales y cómo mantener la productividad en buenos niveles, hoy son las herramientas que nos vemos forzados a utilizar para mantener a flote los negocios.

Sin duda, surgen interrogantes ante esta nueva modalidad de trabajo ¿cómo mantener nuestra cultura a la distancia?, ¿cómo saber que nuestros colaboradores están bien trabajando desde casa?, ¿tendrán el apoyo para producir y estar enfocados? o bien, ¿contarán con las herramientas necesarias?

Queda claro que el lugar físico de trabajo es fundamental para construir cultura, pues es ahí en dónde finalmente se pueden cultivar las relaciones, generar confianza, trabajar en equipo, compartir conocimiento y experiencias.

Pero aunque pudiera parecer que en ciertos momentos el teletrabajo dificulta el brindar atención y cercanía a nuestros colaboradores (por ejemplo, hoy en día con el COVID-19), la comunicación constante es de suma importancia, no sólo en temas del negocio, sino también para estar cercanos, entender a nuestra gente, sus necesidades y su sentir ante la situación que afrontamos, son detalles como estos los que más cuentan por ahora y que pueden hacer una diferencia importante en los equipos de trabajo.

En mi experiencia trabajando de cerca con organizaciones que son consideradas como excelentes lugares para trabajar, no sólo porque sus condiciones laborales son muy buenas, sino porque la satisfacción y experiencia del colaborador están en niveles realmente altos. Esta percepción es resultado de los esfuerzos de la compañía, los cuales están encaminados para ser cada día mejor y en donde al centro de la estrategia está el talento humano y su genuina preocupación por su gente.

Por lo anterior, estos son los tres puntos prioritarios que un líder debe tomar en consideración para sumarse a estos esfuerzos de la organización:

1. Empatía y toque humano siempre primero: existen muchas maneras de mostrar un liderazgo humano, para ello, hay que estar conscientes de cómo estamos inspirando, cómo aprovechamos estos momentos para comunicar los valores de la empresa y la razón de la existencia de la misma.

Para lograrlo, necesitamos asegurar que los canales de comunicación no apaguen la contribución individual, motivar a las personas a ser auténticas, a que realmente se puedan expresar y sean escuchadas. Buscar espacios y canales uno a uno que procuren establecer una comunicación bidireccional. También es importante compartir sentimientos, abordar temas profesionales y personales, esto ayudará a que nuestra gente sienta esa empatía y cercanía.

2. Innovación: resulta impresionante que de la adversidad, surja la innovación y sus formas diversas de poder afrontar los retos de manera orgánica.Sin duda es recomendable documentar los procesos innovadores y todos sus beneficios, mapeándolos para crear los planes de acción más adecuados en favor de la empresa.

Pero más importante aún, es reconocer a las personas y sus aportaciones en el día a día. Sabemos que no importa dónde sea que estemos trabajando, a los seres humanos nos encanta sentir la energía de nuestros compañeros de trabajo y saber que estamos impactando positivamente con nuestro esfuerzo.  La agilidad y adaptabilidad son competencias clave para lograr cambios de esta índole y quien las posea, sin duda es pieza fundamental para la organización.

3. Salud y bienestar: expresar a los colaboradores la importancia de mantenerse saludable, debe ser una práctica indiscutiblemente prioritaria en materia de trabajo remoto. Y es que trabajar desde casa puede sonar hasta cierto punto una gran prestación para muchos de nosotros, sin embargo, si esta nueva forma laboral no es manejada adecuadamente, puede ser todo lo contrario a un beneficio. Más aún en estos momentos, en donde existen otros factores de estrés añadidos, por lo que debemos fomentar que la alimentacion, el lugar y forma de trabajo sean adecuados, espaciar la agenda entre reuniones y dar espacio a otras actividades importantes.

Es así que la cultura de una empresa funge un papel importante en nuestros días, pues actualmente las personas y las nuevas generaciones prefieren cada vez más trabajar en lugares donde las organizaciones se enfoquen al talento humano, aunque esto represente un sacrificio en materia de sueldo, lo que representa un impacto importante en el negocio, su sustentabilidad y competitividad en el mercado.