Futuro y trabajo / Parte 1

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Por: Antonio Martín del Campo. Venture Partner en GCTI®️ Centro-Occidente.
El mayor desafío de futuro para tu carrera y tu empresa. ¿Cómo mantenerse relevante en el cambiante mundo del trabajo?

No es la especie más fuerte que sobrevive, ni la más inteligente
Es la que más se adapta al cambio.  – Charles Darwin

¿Cómo se verán los empleos en la siguiente década y qué habilidades estarán en mayor demanda?  Mirar hacia el futuro puede parecer caprichoso porque la experiencia nos dice que las predicciones sobre cómo se verá el mundo dentro de unos años están destinadas a ser inexactas.

 Pero, ¿qué pasaría si, respaldada por una investigación exhaustiva y sólida, una evaluación del mercado laboral del futuro pudiera servir de base para un debate sobre los desafíos y oportunidades que probablemente enfrentarán las personas y las empresas?

Sin irnos mas lejos, para el 2021,  un estudio en manos de 02X México estima que más del 40% de la fuerza laboral estadounidense, o lo que es lo mismo 60 millones de personas, serán trabajadores independientes, contratistas o empleados temporales. Esta es una tendencia en la mayoría de las economías desarrolladas y sin duda aterrizará en economías emergentes en los próximos años.

Bajo esta premisa no es de extrañar que muchas personas estén  preocupadas por su futuro profesional  ya que no tienen idea de qué habilidades estudiar o dominar que les sirvan como una ventaja competitiva para los próximos años . Nadie quiere perder tiempo y dinero adquiriendo habilidades que no serán de utilidad en el futuro. Gradualmente llegaremos a un período en el que la mayoría de las tareas repetitivas serán automatizadas .  Competir contra esto ya es una batalla perdida.

Algunos sectores específicos se verán afectados más que otros. Casi hemos llegado a un punto en la historia donde la inteligencia artificial es adecuada para realizar casi todas las tareas administrativas. Si los requisitos clave de un trabajo son la repetición o la repetibilidad seguro serán sustituidos por un sistema o asistente digital.

Vivimos en un mundo en constante cambio que es poco probable que se  ralentice. El cambio que en las ultimas décadas solía ser lento e incremental ahora es mas rápido, disruptivo e impredecible, por tanto la mayoría de las empresas necesitarán personas que puedan cambiar de habilidades y adquirir nuevas herramientas en tiempos cada vez mas cortos, lo que antes se aprendía para desarrollarlo durante décadas en la siguiente década solo servirá tan solo unos pocos años.

Los emprendedores, directivos y fundadores son los primeros que deben adaptarse a estas nuevas realidades, desaprender y aprender de nuevo para después volver a desaprender será una constante en los años por venir. Y para ejemplificar este argumento con toda su fuerza hoy  la vida media de una habilidad ha bajado de 30 años a un promedio de 6 años., esto es válido incluso para los recién graduados universitarios.

Una vez más,  lo que hoy están aprendiendo de herramientas y habilidades duras los universitarios  les servirán poco tiempo en el mercado laboral del futuro, esto  significa que el modelo de “aprender en la escuela” y “hacer en el trabajo”, o lo que hoy se a puesto tan de moda en México como la educación dual  ya no es sostenible y es tan solo el comienzo de la educación para el trabajo,  lo que si será una constante sera la actualización  que conllevará a un aprendizaje permanente como forma de vida en la empresa.

De acuerdo con el informe “El futuro del trabajo”  del Foro Económico Mundial, la actualización y la recalificación   es la máxima prioridad para las organizaciones que buscan desarrollar futuras estrategias enfocadas a la fuerza laboral, y a medida que las vidas laborales se hacen más largas, el volver a certificarse en nuevas herramientas, metodologías y  capacidades será muy   importante para todos los trabajadores, no solo para los jóvenes.

Sin embargo, en todo gran cambio en el desarrollo de la actividad humana reflejada en la  tecnología, sin duda se crearan nuevas oportunidades para los emprendedores, nuevos puestos de trabajo para los ejecutivos, nuevos oficios para los trabajadores que hoy laboran en fabricas  y obviamente la posibilidades de mayores ingresos para los que estén preparados con este nuevo cambio de mentalidad.

 Y es que aun cuando las tecnologías reemplazan muchos empleos al mismo tiempo están creando nuevos trabajos en industrias que la mayoría de nosotros ni siquiera podemos imaginar, y por ende nuevas formas de generar ingresos.  Un tercio de los nuevos empleos creados en los Estados Unidos en los últimos 25 años fueron o trabajos que no existían, o que apenas se estaban gestando.

El impacto neto de las nuevas tecnologías en el empleo puede ser muy positivo.  Un estudio de 2012 realizado en París por una de las consultoras más relevantes en el mundo encontró que Internet había destruido 500,000 empleos en Francia en los últimos 15 años, pero al mismo tiempo había creado otros 1,2 millones, una adición neta de 700,000 o 2.4 empleos creados por cada trabajo destruido.

 La tecnología digital también puede permitir nuevas formas de actividad empresarial. Los trabajadores de pequeñas empresas y ocupaciones independientes pueden beneficiarse de mayores oportunidades de ingresos a su vez que los emprendedores pueden ingresar a nuevas actividades que les permitan su diversificación.  Una nueva categoría de trabajos basados ​​en el conocimiento será posible a medida que las máquinas incorporen inteligencia y conocimiento a los que los trabajadores menos calificados pueden acceder con un poco de capacitación.

Llega la época en donde el mercado llevará al limite la frase de Charles Darwin de adaptarse o morir,  se tiene que tener la capacidad de ser flexible en esta nueva normalidad.  Reconocer las habilidades que se deben desarrollar para permanecer competitivo y sentirse cómodo reinventándose constantemente.  Es posible muy que se  deba adaptarse a un nuevo rol o a un nuevo emprendimiento o una nueva compañía y tener la capacidad (y la voluntad) de adaptarse será uno de los mejores aliados para permanecer relevante en la próxima década.